Image for post
Image for post

El estruendo del meteorito al impactar en el parque hizo que acudieran miles de vecinos y prensa para llenar los medios de comunicación y redes sociales de este fenómeno inédito en la ciudad. A pocas manzanas de ahí, estaban desahuciando a una anciana mientras un grupo de manifestantes la defendían. Ella se fue entre lágrimas y empezó a andar por las calles hasta que unos periodistas le quisieron hacer unas preguntas que ella aceptó responder.

- ¿Ha vivido con miedo la situación de hoy?

- A mi edad hace mucho que dejé de sentir miedo. Si fuera por mí, lo habría evitado, pero no tengo ni la fuerza ni los recursos suficientes. …


Image for post
Image for post

Click para leer la Primera parte.

Han pasado dos años y medio para conseguir una nueva cámara digital que funcionase. Aunque el motivo principal de este vídeo no es contar cómo encontré la cámara, sino más bien qué hago buscando lo que sea si debería estar muerto.

Tranquilos, no soy uno de ellos, si me veis esta cara es de suciedad y heridas, porque cada día que pasa incrementa la dificultad para dar con agua limpia y farmacias. Pero a lo que iba, las sardinillas cómo dije en su momento no estaban caducadas, pero sí que deberían haber sido portadoras del virus. Así que después de comérmelas y relamerme los dedos decidí acostarme por miedo a sufrir estando despierto. Prefería durmiendo y ausente de la realidad. Para mi desilusión, tras una siesta de 4 horas, desperté. Pensé que quizás tardaba un poco en hacer efecto y me fijé que todavía quedaba la balsa de aceite en la que sumergen a las sardinillas. Decidí tomármelo como si de una sobredosis se tratara. Pasaron las horas y seguía en este mundo apocalíptico. Jugando con la lata ya vacía en mano, volví a leer la fecha de caducidad y esta vez prestando especial atención a la fecha de envase. Y he aquí, el por qué no la palmaba. Recordé que cuando todo se empezó a ir a la mierda, en uno de los últimos telenoticias comentaron que cualquier bebida o alimento enlatado estaban contaminados con un 100% de probabilidad si su fecha de envase era superior al 1 del 1 del 2055, inclusive. Bendita mi mala suerte y bendito Murphy que la fecha era del 31 de diciembre del 2054. La cámara del anterior vídeo, salió volando por la ventana de la patada que le solté. Más tarde recuperé la tarjeta de memoria. …


Decisiones de un casi samurái.

No pretendía ser un samurái. Ni mucho menos. Época equivocada con siglos de separación de por medio. Además, se podría pensar en que ni tiene armadura. No es del todo cierto. Honor y dignidad le cubren de cualquier lance que le pueda suceder. No es necesario un casco que le pueda evitar un corte mortal en la cabeza. Su inteligencia le permite moverse más rápido evitando golpes fulminantes. Tampoco tiene máscara que le oculte su rostro verdadero e influir miedo en el enemigo. Pero tiene una personalidad que puede ahuyentar a unos pocos, pero usada a su favor y mostrando quién es realidad, atrae a muchos más. Unas perneras que le protejan le hubieran impedido tropezarse con todas las piedras del camino que le han permitido aprender de mil errores del pasado, para poder acertar mil momentos en el futuro. Menos aún necesita una katana con la que atacar o defenderse. …


Que siga el juego.

Con un impulso involuntario y las piernas relajadas, saltó hacia lo más alto del edificio sin despegar la vista de un suelo que se limpiaba de rojo por completo. Recién llegado al tejado lo primero que hizo fue mirar al infinito. Respiró bien hondo para empezar a deshacer su camino unos segundos más tarde. Con paso firme pensando de nuevo en los suyos, pasó por la puerta que cerró para siempre. Desenredó a pie el tirabuzón de las escaleras de caracol hasta llegar a pisar la calle. De espaldas a contracorriente del mundo, se alejaba de los extraños manteniendo la mirada con todo aquel que se le cruzaba. La marcha atrás le permitía borrar cualquier arrepentimiento. De pronto valoró todo lo que había conseguido. Recordó lo olvidado y se olvidó de lo innecesario. Aceptó las derrotas como oportunidades y celebró las victorias como logros personales. Esbozó la primera sonrisa que le permitió llegar a casa para devolver la tinta de la carta de despedida a su bolígrafo. …


De nuevo en casa. 

“I want to know what love is”. De Foreigner. Una de mis canciones favoritas empezó a sonar en la radio cuando el taxi arrancó. Así da gusto empezar el camino de vuelta a casa. Di alguna que otra cabezada en el asiento de atrás. Pasamos por Glòries y vi la Torre Agbar iluminada de azul y rojo. Nunca la había visto de noche en directo e impresiona. Ya quedaba poco para llegar.

- Serán 17 con 50, caballero.

- Aquí tiene, puede quedarse con el cambio.

Le di un billete de 20 euros. La propina tan generosa fue en parte a la canción inicial del trayecto y por el espectáculo de luz de la torre iluminada. Saqué el equipaje del maletero, como si fuera el último peso que fuera a coger en mucho tiempo y me planté delante de la puerta para observar toda la fachada de mi casa. De mi hogar. No sé si esperaba ver algo diferente en ella. Durante los 15 meses que estuve trabajando de periodista en lugares hostiles dudo que algo hubiera cambiado en una fachada, pero mentalmente pasé una eternidad y debía creer que podrían haber cambiado muchas cosas. Saqué la llave del bolsillo y la introduje en la cerradura. La giré y se abrió. …


Viajando a uno mismo.

Fuimos superhéroes sobrevolando el planeta entero. Cantábamos a pleno pulmón en medio de la plaza de cualquier ciudad con todos o con nadie escuchándonos. Volvíamos a ser niños mientras nos deslizábamos por toboganes infinitos. Nadábamos por los océanos en busca de lugares perdidos, siendo el agua quién iba a contracorriente. Sacábamos magos de las chisteras y hacíamos desaparecer a los idiotas. Conquistábamos las cimas de un único salto para volver a tierra planeando con las manos. Nos comíamos el mundo a cada despertar siendo invencibles 23 horas al día. Y la restante, inmortales. Soñábamos despiertos mientras pisábamos la Luna. …


Tienes una nueva notificación: ¡@Él ha caído en tu red!

Querida @tu,

Creamos este evento porque los dos sabíamos el día tan especial que teníamos ante nosotros. Motivo por el que llevo la misma corbata de la foto que subí ayer y al segundo notificaste que te gustaba. Hoy no tienes ninguna intención de decirme nada acerca de ella, cuando me la he puesto únicamente para ti, con un nudo Windsor cuidadosamente elaborado. Tampoco veo en tus labios esa sonrisa que envías al desearme buenas noches, mientras nos dan las tantas de la madrugada. Tiempo que asimismo aprovechas para publicar tu yo más profundo, y en este momento ni si quiera te atreves a compartir conmigo el más mínimo detalle sobre quién eres en verdad. Incluso me bastaría que me lo dijeras en 140 caracteres. Aunque la realidad es que siempre hemos sido desconocidos y yo soy el único culpable de caer en tu red. Lugar donde te convertiste en mi tendencia favorita. Por todo eso y más, contemplo el muro que has levantado llegando a la conclusión que fue un error suscribirse a ti. …


Juan Manuel Fangio: "Hay que intentar ser el mejor, pero nunca creerse el mejor".

Me estiro cada guante apretando con nervios las manos. Compruebo que el casco está bien sujeto, mientras me doy cuenta que nunca antes me había sentido tan cómodo con él. Miro a las gradas y la euforia es incluso palpable. Empiezo poniendo el pie derecho en el interior del cockpit. Luego, acompaño la otra pierna y consigo sentarme. El equipo me ayuda a abrocharme los cinturones de seguridad a la vez que hacen unas últimas comprobaciones en el volante. Todo está correcto. Uno de los ingenieros me da unas palmaditas de ánimo en el casco. Se apartan a los laterales y todos los motores empiezan a rugir. …


“Corney siempre fue mejor jugador de ajedrez, que pirata.”

-¡Capitán! Ya tiene todo preparado.

El pirata Sir Cornelius O’Beer deja de balancearse entre barriles de cerveza y se levanta con la calma característica que puede tener alguien de su prestigio social.

-Hoy juegas tú, Dirk.

Entran los dos en la bodega y Sir Cornelius, Corney para los amigos, aunque nunca los tuvo; observa lo bien preparado que está el barril de ron, con el ajedrez personalizado en la tapa de éste. Los peones son monedas del último botín conseguido en la Isla de Jamacuco, situada al sureste de la actual dirección del galeón. Los saleros los utilizan de torres y los moledores de pimienta como alfiles. De los barriles ya terminados, tallan los tapones de corcho cuidadosamente para hacer los caballos. Para Corney, la mejor forma de representar la Reina, es con un anillo. Le vale cualquiera de los muchos conseguidos asaltando pueblos costeros. …


Los Pecados del Sol.

Uno de los siete pecados capitales, se apoderó del Sol. Ya hacía tarde para salir. Miles de personas esperaban que saliera de un momento a otro. Sin embargo, no quería asomar la cabeza. Por ningún lugar nacía un resquicio de luz matinal. Las estrellas de toda la galaxia se avergonzaban de su hermana mayor. No entendían como no quería aparecer para hacer lo que todas desean: iluminar.

Todas y cada una de las estrellas que habitan en el universo quería cegar por la mañana a cualquier persona cuando mirara hacia el cielo y ve que despierta un nuevo día. Se morían por poder dar vitalidad y fuerza a todos los seres que habitan en la Tierra. Siempre habían querido deslumbrar al niño que va de camino al colegio, a la pareja de jubilados que cruzaban la calle para coger un autobús dirección Barcelona para visitar la Catedral, y también a los padres cuando conducen dirección al trabajo. Querían reírse de los diurnos cabellos de aquella presumida chica que se peinaba para ir a dormir. Despertar al típico chico dormido cuando la madre levanta las persianas sin temblarle la muñeca. Y un sin fin más de acciones. Aunque había un problema. Ellas no eran las escogidas para hacer todo esto y el Sol se quería coger un día sabático. No había forma de hacerlo entrar en razón para que empezara el día. …

About

Carles Xavier

En mi imaginación soy muchas cosas. En la vida real, Ingeniero Informático.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store